El maltrato animal en las películas de Hollywood

El maltrato animal en las películas de Hollywood

Se pensaría que las producciones hollywoodenses ponen el máximo empeño en cuidar a los animales que emplean en sus filmaciones, sin embargo, la revista The Hollywood Reporter dejó entrever que la realidad podría ser muy diferente.

Supuestamente, The American Humane Association (AHA) es el organismo que se encarga de la protección de los animales y que otorga un sello de aprobación a las películas o programas de televisión estadounidenses que emplean o interactúan con animales en las filmaciones. Ya saben, otorgan el derecho de poner en los créditos típico “ningún animal fue dañado durante la filmación de esta película”.

No obstante, una investigación de The Hollywood Reporter demostraría que la AHA está más preocupada por encubrir el daño a los animales, en lugar de prevenirlo.

Todo se desató a partir del correo electrónico de una de las responsables de AHA fechado el 7 de abril de 2011, donde se revela que un tigre estuvo a punto de ahogarse mientras grababa una escena de Life of Pi.

¡¡¡No, Richard Parker!!!

Aunque este tigre de bengala era recreado de forma digital en la mayoría de las tomas, el director Ang Lee quería contar con imágenes de un tigre real nadando. Cuando uno de estos felinos estaba en el agua se desorientó y de no haber sido porque su entrenador logró sacarlo del agua con una cuerda, se habría ahogado.

Life of Pi ganó un Oscar y entre sus créditos apareció la típica leyenda “ningún animal fue dañado durante la filmación de esta película”.

A partir de esto se revelaron más casos de películas o series con sello AHA en la que los animales corrieron riesgos o incluso perdieron la vida. Un años después, en la filmación de The Hobbit: An Unexpected Journey, murieron 27 animales, entre los que se encontraban ovejas y cabras que se ahogaron en barrancos llenos de agua, se deshidrataron o fallecieron por agotamiento.

Estas muertes ocurrieron por falta de control en una granja neozelandesa, durante los descansos del rodaje. Supuestamente los animales recibirían diversas atenciones, Incluso cuando John Smythe, uno de los entrenadores, denunció la situación, la AHA le respondió con otro correo electrónico donde argumentó que ante la falta de evidencias físicas la investigación sería complicada. Smythe nuevamente les contestó explicando que él mismo había enterrado a los animales y sabía en dónde estaban los cuerpos. La única respuesta del organismo fue que las muertes se habían producido durante los periodos de descanso, y por lo tanto, AHA no tenía jurisdicción para investigar.

Eso sí, se tuvo cuidado de que en los créditos de la película apareciera la leyenda:

“Se ha hecho una supervisión importante de todo el trabajo de los animales. Ninguno fue dañado durante el rodaje”.

Otro caso denunciado por The Hollywood Reporter es la muerte de cuatro caballos durante la filmación de la serie Luck de HBO que obligó a que se suspendiernan lar grabaciones y ante las que la AHA guardó silencio.

Este organismo tampoco se pronunció en el 2003 por la muerte de decenas de calamares y peces en el 2003, a causa de unas exploxiones realizadas en el mar durante la grabación de Pirates of the Caribbean: The Curse of the Black Pearl. En este último caso, la AHA se limitó a decir que se habían tomado las precauciones necesarias para proteger a la vida marina durante las grabaciones.

También se supo que durante la grabación de Failure to Launch, una ardilla murió aplastada por el equipo de filmación.

Estos señalamientos son vistos como la prueba de que este organismo, que supuestamente debe supervisar la seguridad de los animales, en realidad se encuentra en una actitud bastante permisiva y relajada en lo que a la industria cinematográfica se refiere.

Al pedirle su opinión, un ex oficial para la protección de los animales en Los Angeles declaró “Es fascinante e irónico: De ser los protectores de los animales (AHA) se han convertido en cómplices de la crueldad animal. Eso es peor que no hacer nada, es como un policía que no sólo ignorar un delito, sino que ayuda a encubrirlo”.

Y mientras los humanos discuten si hubo o no negligencia, los pobres animales ya están o muertos o vivieron una experiencia traumática. Ojalá y los gringos arreglen pronto esta situación y en el resto del mundo aprovechemos para checar el uso de animales con fines de entretenimiento, materia en la que seguramente también dejamos mucho que desear.

Fuente

Share Button
Pin It

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *