Comic-Con: zombis y dólares en el mayor bazar de la industria del ocio

Comic-Con

elpais.com -Bienvenidos a la mayor concentración de fans del mundo. A la muestra más extensa de cultura popular en todos sus frentes. Año tras año, Convención Internacional de Cómics que se celebra en San Diego, más conocida como Comic-Con, se hace más grande. Cuando se cumplen 43 años de esa primera reunión de aficionados a los tebeos en los sótanos del hotel US Grant de San Diego, la cifra de asistentes de este año se espera que supere las 130.000 personas procedentes de todo el mundo. Una peregrinación a esta meca friki, donde los cómics no son más que la excusa.

Porque el centro de convenciones de San Diego, y por extensión las calles de esta ciudad fronteriza y costera, se ven invadidas estos días por lo último, actual y futuro, en el mundo del cine y de la televisión, del videojuego o de la narrativa popular. Un paisaje que al final solo tiene en común las pasiones que levanta, porque en la Comic-Con todo vale y los amantes de La guerra de las galaxias conviven con los seguidores de Breaking Bad haciendo cola para ver a los protagonistas de Los juegos del hambre o de Cómo conocí a vuestra madre vestidos de Superman, de Hello Kitty o de zombi.

Como confesó Michael C. Hall, protagonista de Dexter y este año uno de los platos fuertes de la convención con la presentación de la última temporada de esta serie de culto, el caso es buscar ese ángulo “super heróico” a cada una de las producciones asistentes. “En el caso de Dexter está claro que la serie tiene un no sé qué batmanesco que conecta con el público”, describió antes de su cita con los fans en ese Hall H donde la energía de los 6.500 espectadores concentrados para ver cualquiera de las presentaciones que allí se hacen es vital para mantener una producción con vida o aniquilarla para siempre. Como dicen en Hollywood, es el cielo de los aficionados o el infierno de los estudios si lo que allí presentan no cuaja. Ese es el poder del boca oreja viral que genera la reacción de los congregados en la Comic-Con.

En ese cara o cruz se la juegan en esta edición dos superproducciones con aspiraciones a ser los nuevos Juegos del hambre o Crepúsculo. Se trata de Divergente y El juego de Ender, ambas basadas en obras homónimas de ciencia ficción, la primera de Orson Scott Card y la segunda de Veronica Roth. Ambas están orientadas hacia ese público adolescente que todavía va al cine y, más en concreto, a las mujeres. Porque si durante años el mundo de los cómics y de la ciencia ficción estaba dominado por los hombres, los aires están cambiando y el avance de las mujeres es innegable. No existen cifras oficiales pero representantes de la organización aseguran que el porcentaje de mujeres ha ascendido al 40% del total de los asistentes. El cambio se dejó notar con la llegada de la saga Crepúsculo y años después quedaría refrendado con Los juegos del hambre gracias a una protagonista que sabe luchar, tiene cerebro y es, sobre todo, una adolescente más. Nada que ver con esas otras heroínas del mundo de la ciencia ficción de antaño que, como Lara Croft, eran mujeres pensadas para un público masculino.

Fuente: elpais.com

Share Button

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *